Vestimenta Hippie 2

Español - English



Vestimenta hippie

El movimiento hippie es un movimiento que surge en los Estados Unidos en los años 60 tras la guerra de Vietnam como una manifestación pacifista. Este movimiento presentaba una nueva forma de vida y una subcultura que tenía como fin resaltar los problemas de la sociedad, cuestionándola y oponiéndose a ella, y presentar un nuevo pensamiento más libre, sin las restricciones de la sociedad contemporánea, en donde las personas pudieran expresarse como quisieran, vestirse como quisieran, consumir las drogas que quisieran. El movimiento creó todo un nuevo concepto y estilo de vida, y con él, una nueva moda: la vestimenta hippie.

Este movimiento es un movimiento joven que se llevó a cabo principalmente por adolescentes y jóvenes entra las edades de quince y veinticinco años. Los más adultos mantenían aún la seriedad de las generaciones anteriores. Una gran influencia de este movimiento fue la Generación Beats, de la cual se destaca el conocido poeta Allen Guinsberg, el creador de sus poemas más conocidos y controversiales “A Supermarket in California”. La Generación Beat estaba compuesta por un grupo de escritores que se oponía a los valores clásicos de la sociedad estadounidense de la época y apoyaban la libertad de sexo y sexualidad, el uso de drogas y experimentaban otros tipos de filosofías y religiones poco comunes en los Estados Unidos.

Con lo que respecta a la vestimenta hippie, ella representaba el tipo de pensamiento de esta nueva comunidad que estaba integrada especialmente por los hijos nacidos durante el baby boom en los Estados Unidos. La ropa y su estilo mostraban la rebeldía y la necesidad de liberarse de todas las restricciones sociales. La libertad era una de las bases fundamentales del movimiento hippie, y esto se expresaba en la vestimenta. Los hippies buscaban liberarse de las normas de vestimenta establecidas hasta ese entonces y se oponían a la producción en masa de todo tipo, y por esto, en vez de comprar sus prendas en las casas más conocidas de ropa, optaban por la manufacturación de prendas más rústicas, simples y naturales. Eran opositores del consumismo y el materialismo y la monotonía de las modas. Se rehusaban a vestir ropas que estaban de moda y a consumir lo mismo que todos los demás. Surge por primera vez el pensamiento de que las personas eran todas iguales a causa de la publicidad y de la influencia de las grandes marcas en la vida cotidiana. En los años 50, el tipo de ropa que uno vestía, según su calidad y su marca, era una señal de estatus social, y ése era uno de los conceptos al que más se oponían los hippies.

Otra de las filosofías que trataban de resaltar los hippies era el feminismo, y esto se expresa claramente en el tipo de ropa que usaban. Hasta ese entonces la sociedad se caracterizaba por ser una sociedad machista, aunque por lo general no se hablaba del tema. A pesar de que ya existían feministas que exponían sus pensamientos desde hacía muchísimo tiempo, como es el caso de la famosa escritora nacida en el siglo XIX, Virginia Wolf, hasta ese momento todo aquel con un pensamiento feminista, o toda mujer que no actuara como una “dama”, no eran aceptados por la sociedad. Hasta antes del movimiento feminista en los 60, las mujeres solían vestirse de una manera que estaba pensada para la satisfacción del hombre. Ellas debían ser caras bonitas detrás de sus maridos. Usaban corsés para resaltar la figura, mucho maquillaje, polleras mostrando las piernas y grandes escotes, y se peinaban voluminosamente. Los zapatos de tacón no podían faltar, y se preocupaban mucho por el resto de los accesorios y la imagen en general. Era esperado de cualquier mujer que sólo tuviese preocupaciones de ese tipo. Pero en los 60 el pensamiento cambia, y la ropa también lo hace. La vestimenta hippie de las mujeres demostraba que ellas eran feministas. Muchas dejaron de usar corpiños, que se lo consideraba una prenda hecha para resaltar el busto. Tampoco usaban corsés y maquillaje. Los tacones desaparecieron para ser reemplazados por sandalias rústicas y aparecen de nuevo los vestidos largos, pero esta vez sueltos desde el pecho hasta los robillos. Las mujeres tampoco usaban productos para el cabello, sino que dejaban su pelo que creciera naturalmente. Sólo se ponían cintas o flores y se hacían trenzas.

Los hippies también tenían un estilo de vida nómada. Por lo general, viajaban mucho, y muchas veces lo hacían a dedo. Este tipo de vida también se veía reflejado en sus vestimentas, ya que era muy rústica y por lo general liviana, para no tener que lidiar con mucho peso. Además de esto, este estilo de vida hacía que la ropa hippie sea muy variada, ya que con los viajes, los jóvenes iban tomando telas, diseños y materiales que encontraban en los distintos lugares y que iban agregando a su vestimenta. Así también, sus accesorios se volvieron más sofisticados, combinando piedras y semillas que encontraban en sus destinos. Esta vida se basaba generalmente en viajes a la deriva. Eran muy libres con respecto a dónde iban a viajar. Dormían en carpas o en la calle y generalmente buscaban lugares en el medio de la naturaleza, en donde contemplar paisajes y disfrutar de la tranquilidad. Por lo general los hippies eran amantes de la naturaleza, vegetarianos y cuidaban el medio ambiente en gran medida.

En los hombres, el pelo largo era algo completamente revolucionario. Si bien ya se había empezado a ver esta moda entre los jóvenes desde la aparición de los Beatles, en la época hippie los hombres dejaban crecer su cabello hasta largos nunca vistos antes. También su vestimenta hippie era muy libre, y usaban colores exóticos que nunca antes se habían visto en hombres. También algo muy nuevo para la época eran las barbas largas. Esto iba completamente en contra de las tradiciones norteamericanas y por eso era algo tan característico de la moda hippie.

Dentro de la vestimenta hippie no había muchas diferencias entre los sexos. Los colores por lo general eran muy brillantes y alegres, demostrando el espíritu optimista y pacifista de los jóvenes. Las sandalias y prendas, así como los bolsos y todo tipo de accesorios eran por lo general artesanales, hechos con materiales naturales. También hacían gran uso del telar y del tejido en general para abrigos, sandalias, bolsos y gorros.